lunes, octubre 14, 2013

Me pregunta Maru López Brun



Conversamos por mail sobre el Programa que realizaremos en la Ciudad de México el próximo mes sobre Habilidades Directivas para Funcionarios del Gobierno. Maru me pregunta y yo le respondo. 

Pregunta-Petición de Maru:

“No sé qué te parezca, pero quizá me puedas escribir un mensaje para quienes están interesad@s sobre las ventajas de este taller para quien se considera líder de un proyecto, o grupo y vive el stress y los riesgos que esto significan. Media cuartilla o lo que quieras. Te haría la pregunta así: ¿Qué emoción te genera dar un taller sobre política, para quienes la ejercen todos los días? ¿Qué les dirías para que terminen de convencerse de que vale la pena asistir?” 

Respuesta de Juan

Ayer en el diario español “El País” el escritor Manuel Vicent escribía una columna titulada “Tesoro” que empieza así “Está amaneciendo. Es la hora de los pájaros. A los colegios e institutos llegan en bandadas niños y chavales cargados con sus mochilas. Ellos no lo saben, pero todos se dirigen a la isla del tesoro. Puede que ignoren dónde está ese mar y en qué consiste la travesía y qué clase de cofre repleto de monedas de oro les espera realmente”. Y desarrolla después una bellísima metáfora sobre ese tesoro que es el aprendizaje. 

El taller de habilidades no trata tanto de enseñar conocimientos que l@s líderes formales tienen, sino de poner en contacto con el tesoro de sus capacidades. Hoy vivimos en un tiempo tan cambiante, tan nuevo, tan terra incognita, que lo mejor que puede pasarnos a quienes debemos liderar es ponernos de vez en cuando en contacto con el estado de humildad de aprender y desafiarnos. 

Hoy ya no se aprende como hace unos años, liderar es una tarea distinta porque los seguidores han cambiado y el fenómeno del liderazgo está profundamente imbricado al fenómeno del seguimiento. Hoy la comunicación se ha hecho mucho más sofisticada y los mensajes compiten con múltiples estímulos. Quiero decir que vivimos en un mundo en el que el principal tesoro son las habilidades adaptativas y no el conocimiento experto que permanentemente se vuelve obsoleto. De eso vamos a hablar en el Programa.

Finalmente, si en algo creo, es en la naturaleza transformadora de las conversaciones políticas, como también sé que cuando la política no surge del amor puede generar la más terrible de las frustraciones, por eso, Maru, hablar de todo esto con los políticos, hablar de política con quien la ejerce me parece fascinante, como debe ser hablar de Dios en el Templo para los creyentes, allí es donde puede cobrar más significado, donde al día siguiente pueden verse los mejores resultados. Se trata de hacer más poderoso el tesoro que llevan en sus carteras de niñ@ mayores que van al Colegio de la vida.

1 comentario:

Escuela Helene Lang Ovalle dijo...

Si eso no es suficiente, (que ya lo ES) diría que nadie tiene en sus manos la verdad absoluta, porque los tiempos, las personas, las culturas, las necesidades, las expectativas, TODO está permeado por aquél sueño y anhelo intrínseco de ser felices y de hacer felices a aquellos que nos eligen, que nos siguen, que nos esperan...es complejo y a la vez simple, sacar de esas mochilas esos tesoros con los que hoy desperté, para ponerlos al servicio de todos...magnífico!, siempre es gratificante darnos cuenta que si podemos mejorar, en todos los aspectos de nuestro SER y HACER, eso traerá beneficios inusitados para quienes CREEN y saben que pueden. Les abrazo, convencida que esta es una gran oportunidad, enhorabuena!!!