domingo, junio 19, 2005

Hoy empiezo a probar el mundo de los blogg...como todo comienzo tiene algo de aventura. Cuento con la ayuda de mi hijo Juan Juan para iniciarme en este proceso. Le doy las gracias. También le doy las gracias a Raúl Herrera que me incitó desde su blog. Cada acción humana permite una cadena de agradecimientos. Y esta es la primera idea que quiero dejar escrita: siento un profundo agradecimiento por vivir, aunque no sea hoy el mejor día de mi vida.

Recupero al escribir estas líneas la antigua emoción de los diarios. Yo escribí diarios en todos los cuadernos que cayeron en mis manos escolares. Usé de aquellos que llevaban un pequeño candado para proteger la intimidad. Aquellos candados que las hermanas podían forzar con una simple horquilla del pelo. Hoy esos candados se llaman password, pero tampoco valen de mucho.

Siento rubor al saber que lo que escribo será público, pero lo escribo.

2 comentarios:

Raúl Herrera L. dijo...

Gracias Juan por el agradecimiento
Espero beneficiarme de tu sabiduría y de tu pluma
Un abrazo

patoerratico dijo...

Me sumo a las felicitaciones, pero debo confesarte mi mi interés. En una oportunidad dio una charla aquí en Iquique sobre coaching ontológico Julio Olalla, que me fascinó. Ahora espero leer lo que escribas al respecto.