lunes, febrero 26, 2007

El saber si ocupa lugar (2)


Me quedé con una imagen tras la conversación a la que me refiero en el post anterior que anoté en el archivo de ideas para escribir. Ahora de regreso de mis vacaciones, con más tiempo, la busco.

Nuestras conductas son la consecuencia de nuestras creencias (esto ya está muy dicho). Nuestras creencias son como los muebles del living de nuestra casa. Hacemos la vida con ellos, a veces compramos alguno más que haga juego si el espacio lo permite, de lo contrario nos arreglamos con lo que tenemos. Les damos usos distintos. Hace falta que encontremos un motivo: que cambie nuestra estética, nuestras necesidades o que descubramos un nuevo sentido, para que desplacemos alguno o todos esos muebles y demos entrada a otros. Al principio los guardamos en el trastero por si es preciso recuperar alguno por esas razones que no prevemos.

Si la nueva decoración nos sirve, si nuestro gusto, efectivamente, ha cambiado, terminamos deshaciéndonos de ellos: los desaprendemos, porque ocupan un espacio que nos es necesario y ellos, los muebles-creencias, no sirven para nada en la vida que queremos tener, aunque nos cueste, aunque fuesen del ajuar familiar, aunque alguna vez nos sirvieran, cuando los niños eran pequeños y nosotros... pero ese ya es un tiempo pasado, por mejor que nos parezca.”

Como siempre los griegos lo dijeron con mejores metáforas: “la mente no debe llenarse como un recipiente, sino encenderse como fuego” (Plutarco)

4 comentarios:

Petrilla dijo...

Más Plutarco...
"Las arañas atrapan a las moscas y dejan huir a las avispas"
"A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos pintan mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas"
"El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender"
"Un pueblo que quiere ser feliz no ha menester de conquistas"
"Los cazadores atrapan las liebres con los perros; muchos hombres atrapan a los ignorantes con la adulación."
"El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mismo; con los demás es amable"
"Muchas cosas son las que el tiempo cura, no las que la razón concierta"
“Nunca mires hacia abajo amenos que las estrellas esten a tus pies”
“Mujer sensible busca payaso timido para hacer piruetas en el circo de la vida”

Petrilla.

Iris dijo...

y requiere soltar, opuesto a llenar o acumular...no hubiera imaginado el quemar como vía para despejar

yo creo que el soltar no sólo tiene que ver con nuestra mente, también nuestro cuerpo registra y se apega según las experiencias vividas

un abrazo,
Iris

Juan Vera dijo...

Agradezco el prolijo material plutarquiano aportado por Petrilla. Lo de la mujer sensible buscando payaso tímido, debe pertenecer a la escuela posterior, parece difícil imaginarlo en el ágora a la que no asistían las mujeres pronunciando semejante oferta postmoderna.

Manuel Rivas, interesante escritor y columnista español se refiere a los comentarios que Plutarco hizo sobre el gobernante ateniense Estratocles quien reprendió a su mujer por traer una ración de sesos y vísceras del mercado "Calla" le gritó "Me has comprado para comer aquellas cosas con las que nosotros los que gobernamos al pueblo jugamos a la pelota".

Buceando en las enciclopedias se puede ver que Demetrio cuenta esta anécdota pero, mas licencioso, no dice que fuera su mujer sino una amiga, de vida disipada llamada Filacio (?)

¿Podría ser ella a la que Plutarco adjudica el anuncio de búsqueda de payaso (donde cabría cualqier hombre) tímido (que reduce el universo a un conjunto selecto)para eso de las piruetas

Iris dijo...

alguien me dijo tiempo atrás, que en la vida la simetría en las relaciones era importante.

yo agrego que en las relaciones internas también, entre mi lado a y mi lado b o c, entonces ¿que pasa? porqué tantas palabras allá y tan pocas acá?
y me respondo , tal vez por que allá fluyen sin filtro y acá requieren de más reflexión y entonces me pregunto si se puede reflexionar sobre algo tan importante como el coaching directivo sin filtro, así como venga nada más? y me respondo ojalá que sí

un abrazo,
Iris