domingo, julio 04, 2010

Lograr el compromiso, lograr la Mística


Suele ser un anhelo en las organizaciones ¿Cómo lograr que la gente se comprometa?. También es una aspiración de los directivos con los que trabajo: que sus equipos tengan mística, que estén dispuestos a un esfuerzo superior por aquello que hacen. Cuando no ocurre lo viven como un quiebre para la organización y para el directivo.

Sobre esto escribí uno de los artículos de "El arte de Dirigir", pueden encontrarlo en la solapa superior que lleva este  nombre, en el archivo del 2009 en Diciembre. Vuelvo a ello hoy después de una conversación de coaching de esta semana, para anotar una idea más: el compromiso se modela, es contagioso, vive también como una emoción colectiva y una forma de ponerlo en marcha es desarrollando el afecto dentro de los grupos, haciendo que los miembros de un grupo vean lo mejor que hay en los otros. De esto también hemos hablado.

¿Qué es lo nuevo, entonces? Tal vez nada lo sea, simplemente que de pronto me ha parecido poderosa la reflexión de que es en la falta de compromiso, en su raíz, donde podemos encontrar el camino del compromiso. Me ha venido a la mente una frase de César Piqueras, en su libro "El jardinero en la Empresa": "La sombra es el lugar donde está el aprendizaje". Investigar el por qué las personas no se comprometen. A partir de ahí podemos encontrar los tres caminos que proponía en ese artículo de "El arte de Dirigir": 


  • Buscar que las personas se conecten consigo mismos, mostrar si se han perdido en el camino, porque
    nadie que este desconectado de sí mismo puede comprometerse en algo.
  • Vover a poner brillo en el proyecto de equipo, o de organización, porque las personas quieren sentirse parte de algo importante, las rutinas terminan con los compromisos, lo mecánico se aleja del corazón.
  • Hacer ver el impacto que en otros tiene cuando no hacemos con excelencia lo que debemos hacer, desde llegar tarde a una cita a contraer una enfermedad por falta de higiene. Es importante la conciencia de que lo que hacemos afecta al mundo.
Cuando no nos damos tiempo para esto el resultado no puede ser otro que tengamos equipos donde el alineamiento dependerá del momento de cada persona, de forma aleatoría y con el tiempo será escaso.

Por eso me alegré cuando al finalizar el coaching que dio lugar a este post, mi coachee dijo:

- Entonces si te entiendo bien me estás diciendo que la Mística se gestiona.
- Entiendes bien, es lo que sinceramente creo -respondí.

1 comentario:

Aldo dijo...

Hemos estado en eso en la Plataforma Aurea estas semanas, compartiendo el sentido del hacer colectivo.
Uno de los pilares del emprendimiento integral, creo, es el comprometerse con uno mismo primero, con tu sombra y en un segundo movimiento con la misión compartida del equipo. Estar comprometido con una causa mayor que yo en la cual aparece mi sombra todo el rato, da la oportunidad de comprometerse con el trabajo personal para incrementar la posibilidad de logros del colectivo.
Cuando cada miembro del equipo da lo mejor de si, los resultados siempre van a ser incrementales.

Sldos Juan.