domingo, noviembre 22, 2015

Algo detiene la navaja

Recientemente ha pasado por Chile el escritor estadounidense, experto en relatos breves, Tobias Wolff para participar en el ciclo "La ciudad y las palabras" que organiza la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica y cuando el periodista Paulo Ramírez le preguntó en qué consiste una buena historia respondió de una forma iluminadora:

- No puedo responder eso, porque hay tantas historias diferentes... No puedo decir simplemente "porque me siento reflejado, o eso lo he sentido o me podría suceder a mi". Es un cierto nivel de excitación, tanto física como mental. El poeta inglés A.E. Housman dijo algo que me gusta mucho: que cuando se afeitaba por las mañanas y recordaba de repente un verso bien escrito, su piel se erizaba y detenía la navaja...Ese es el tipo de sensación que busco cuando leo: algo que detenga la navaja"

Algo que detiene la navaja, esa imagen refleja el momento en que en un coaching se dice una palabra que levanta los ojos del coachee, se hace una pregunta y el silencio detiene el tiempo. No sabes bien de donde viene, es una información que parece evidente, pero que no viene de un análisis, forma parte de la conexión de dos seres humanos que dialogan, que han decidido que las imágenes más profundas que comparten se pongan en contacto.

Algo que detiene la navaja porque sabes que no puedes dejar de escuchar lo que te dice, porque hay una verdad oculta bajo el ramaje y ya no puedes dejar de levantar las hojas que la tapan. Debajo está tu infancia o tu dolor o la nostalgia o el miedo que no quieres reconocer o el vértigo de sentirte insuficiente.

No hay comentarios: