lunes, junio 16, 2008

El general del pueblo


En el último mes se ha vivido en Chile un fenómeno sin precedentes, como fue la reacción ante la trágica muerte del General Director de Carabineros, José Alejandro Bernales. Fui un espectador sorprendido, todo me pareció excesivo e inesperado. Ahora bien, como sigo estando dispuesto a sorprenderme y acepto mi posible incapacidad para haber sabido interpretar un fenómeno de tamaño impacto en la ciudadanía, me he preocupado de repasar su biografía y los vídeos de sus intervenciones. Al cabo reflexionar sobre las muestras de liderazgo forman parte de mi profesión.

A esa sensación se sumó el mail de JN (Uno de mis coachees de los que guardo un entrañable recuerdo) que me preguntaba mi opinión al respecto, "¿Como puedes explicarlo?" Fue lo que le entendí. Y ciertamente no se puede ser profesor de liderazgo y no tener opinión sobre uno de los fenómenos mas multitudinarios de seguimiento en Chile.

El contexto del país no hacía pensar reacciones como la que hubo. Si seguimos la caracterización que Warren Bennis propone en su libro "Líderes": Compromiso, Complejidad y Credibilidad. Hoy en la sociedad chilena hay bajo compromiso con la función ciudadana, posiblemente alimentada por la baja credibilidad de los líderes políticos y sociales y por la creciente sensación de complejidad social y la falta de permanencia de las ideas, las respuestas y los instrumentos.

Sin embargo ocurrió y no podemos quedarnos en respuestas simples. Al menos debo considerar en mi análisis los rasgos personales del general, los aspectos situacionales que concurren y la posible construcción artificial de un marketing beneficioso para algunos

Creo que el general es un buen ejemplo de eso que Max de Pree llama hablar con la "propia voz", es decir, ser auténtico: emocionarse cuando se siente emoción, mostrar el enfado y la tristeza, manejar la autoridad y la cercanía, compadecerse y ser firme. Esa naturalidad produce confianza, sitúa a las personas de una forma correcta en un mapa de las emociones percibidas.

Por otra parte, el General Bernales fue consistente en un discurso que presentaba al cuerpo de los Carabineros como servidores de la sociedad y de la democracia, objeto de derechos y deberes, parte de una construcción social necesaria.

En este sentido y como acostumbro a decir (y creo) a los líderes los constituyen sus seguidores y eso significa que hay que mirar al tipo de seguidor que es hoy la sociedad chilena y mi impresión es que busca la reconciliación, que ya no quiere posturas radicales, que los chilenos muestran su desapego con quienes sacrifican a una Ministra de Educación por un problema que ella no originó, ni del que sacó provecho, los mismos chilenos que estuvieron dispuestos a respaldar a quienes fueron perseguidos por un régimen sin corazón y después a una mujer que representaba siglos de asimetría de géneros y ahora quiere respaldar a una fuerzas de orden que dejaron de ser represivas (en la medida que cualquier fuerza del orden puede dejar de serlo).

Quiero decir que esa manifestación que tuvimos hace apenas tres semanas no sólo es el tributo a un hombre, sino la expresión de un deseo de mayor acercamiento y tolerancia social.


Es cierto que todo ello no hubiera ocurrido si el General Bernales no hubiese sido un hombre cercano, conmovido, serio, pero cuando se buscan explicaciones a lo inesperado debemos mirar en todos los cajones y lo que digo es que hay muchos:

1. Las caracteristicas personales del general

2. El correcto alineamiento de lo que una Institución como Carabineros debe representar en democracia

3. El momento político para construir imágenes de unión cuando todos se tiran de los pelos

4. La necesidad de reforzar a una Presidenta maltrecha, aprovechando su real rostro humano, el que le hizo ser elegida

5. La buena gestión comunicacional y organizacional del Cuerpo de Carabineros dispuesto a aumentar el nivel de aceptación del 57% que ya ostenta

6. La semilla cultural de un pueblo, que como me decía Marcos Márquez siempre está dispuesto a aumentra su catálogo de heroes muertos.


Es decir la proyección del liderazgo (distinto al liderazgo de cada día) como el Marketing es también mix y en su interior se mezclan, la claridad, las emociones, los valores y los decorados, los altavoces, las estrategias.



Finalmente yo también me quedé pegado ante el televisor, como si estuviera en otro momento de mi vida, viendo esa estética fascista de la arquitectura monumental, de los desfiles, las espadas, las banderas, la marcialidad. Y decidí olvidar que esas eran las cosas que creía estar viendo y quedarme con el silencio y el respeto por personas dignas y honorables. Por eso cuando me apareció una lágrima pensé que aún no se me había curado del todo la gripe.

1 comentario:

atodos dijo...

general bernales otra vez

http://es.youtube.com/watch?v=qitzgwKrc1c