domingo, junio 22, 2008

El Congreso de Economistas de Maracay


El Congreso de Economistas venezolanos celebrado en Maracay fue una oportunidad para ponerme en contacto con los jóvenes universitarios de ese país. Empiezo nombrándoles porque ese fue mi gran descubrimiento de este viaje.

Los organizadores tuvieron que lidiar con la falta de medios, el Gobernador de Aragua, incumplió las promesas de las que fui testigo en mi anterior viaje, sólo el apoyo de personas como Jorge Medina y su madre Isol Parra junto al esfuerzo del equipo de Narciso Guaramato hicieron posible el encuentro.

Hubo exposiciones destacadas como la de los prestigiosos economistas venezolanos Domingo Masa Zavala y Asdrúbal Baptista o la del exministro de Economía de Chile Alejandro Ferreiro, pero fue esa disciplinada participación de los estudiantes, ese ansia de saber, de preguntarnos en los descansos a Alejandro y a mí por las experiencias de Chile y España, por cerciorarse que el desarrollo económico fue posible después de que ambos países vivieron historias dramáticas, fue esa energía desplegada para hacerse protagonistas de un futuro que les pertenece, lo que me conmovió.


Tuve asignadas por los organizadores tres intervenciones para hablar de los factores no económicos que influyen en el éxito de un país. Hablé de la confianza y el diálogo social en primer lugar, del talento humano, en segundo y del liderazgo en la segunda jornada


En uno de los intermedios dos alumnos de la Universidad de Carabobo se me acercaron y José Capote (en la foto) me preguntó si yo pensaba que tendrían que marcharse de su país para poder triunfar prque sus profesores sólo les planteaban panoramas pesimistas. "Usted nos ha dicho que el cambio y el desarrollo son posibles ¿Realmente lo cree?" "Si no lo creyera no habría viajado hasta aquí. Mi experiencia en España y en Chile me confirman que cuando las sociedades aprenden de su historia y se hacen protagonistas de su situación se producen transformaciones extraordinarias"


El diálogo me llevó a cambiar mi exposición del día siguiente. Una vez más pensé que quienes viven en el pesimismo porque no quieren hacerse cargo de sus responsabilidades no deberían tener derecho a enseñar.


Les dejé un set de preguntas. Las preguntas abren caminos. La defensa a ultranza de las posiciones ideológicas los cierran. Por eso les dije a los jóvenes que se sentaran a conversar, que escogieran la senda del diálogo y la búsqueda de consensos. Las naciones no son de ninguna ideología, son espacios de amor y construcción, de igualdad de oportunidades y trabajo. "no se marchen muchachos, Venezuela es su país, no el de un Presidente megalómano o el una oposición irresponsable".

¿Que vais a hacer dejar que otros dirijan vuestra vida o darle una oportunidad a que vuestras ansias de una Venezuela distinta sean posibles? La respuesta, jóvenes amigos, es vuestra.

1 comentario:

Joseitox dijo...

Hola profesor, Saludos cordiales desde Maracay, fue muy provechoso que nos haya acompañado en el congreso.

Por demás apreciamos las palabras de aliento, desde aqui estamos en la lucha de conseguir el país digno que todos queremos.

José Capote