jueves, agosto 27, 2009

Coaching y Política (1)


En el mes de noviembre el capítulo español de la International Coaching Federation celebrará su Encuentro o Congreso anual y me han invitado para que presente una de las ponencias largas, sobre el tema "Coaching y Política". Parece ser que acumulo alguna experiencia en haber trabajado con personas que ostentan cargos políticos. Dicho de esta forma eludo la disquisición sobre si un directivo público es político o no. Puede ser que no lo sea, en el sentido mas estricto de la palabra, pero el cargo que ocupa es de confianza política y su cometido opera en un contexto que tiene alta significación política.

He hecho un boceto de estructura en el que distingo entre la Gestión de lo político y la Gestión de Instituciones Públicas, para convenir que cuando se dirige una Institución Pública es necesario considerar la Gestión del Entorno Político como un aspecto esencial para hacer una buena gestión de sus objetivos fundamentales ¿Es distinto en lo privado? Me hago estas preguntas a mi mismo e invito a los lectores a responder desde su experiencia.

Por otra parte cuando el directivo lo es en una Institución Pública está aceptando que trabaja en el espacio de lo público, es decir en aquel que es de todos los ciudadanos, donde todos tienen propiedad y derechos ¿Significa eso que los funcionarios son también propietarios? ¿Qué preguntas puede hacerse entonces el directivo para no caer en la arrogancia de considerarse el dueño de su cargo? ¿Es necesario hablar entonces del nivel de legitimidad de la representación política?

¿Cómo afecta a esa legitimidad la menguante participación ciudadana en los procesos electorales y en la participación en los partidos políticos? ¿Será que es una señal de buen funcionamiento de la democracia que permite a los ciudadanos desentenderse o que los ciudadanos encuentran que sus necesidades se resuelven en otros ámbitos? ¿Son válidas estas preguntas para el directivo público? Si lo son estaríamos aceptando que aún cuando este dotado de competencias técnicas de gestión, las preguntas mas significativas son de índole política.


Quiero llegar con esta reflexión a la importancia que para mi fue revelándose con el tiempo, que el coach de directivos públicos, necesita tener distinciones políticas en el sentido griego de la palabra. Ésto que ahora veo como obvio fue uno de mis primeros descubrimientos. No basta con tener distinciones de gestión si no están conectadas con la inquietud por mantener presente el cuestionamiento: ¿Qué quiere la sociedad en la que actúo y qué promesa hicimos? para no perderse en la contingencia de lo cotidiano.

Mi primera conclusión entonces es que el coaching en el espacio político debe estar interrogándose por los objetivos, por los beneficiarios de esos objetivos, la mirada de plazo y la distancia a la que nos encontramos. Desarrollaré esta idea en mi próximo post.

1 comentario:

Bet Gerber dijo...

espero el prometido desarrollo de tu comentario ya que me dedico -en parte- a la comunicación política y me interesó lo que publicaste.

Un hallazgo saber que sos nuestro vecino de arriba!
bet - vecina de abajo