viernes, septiembre 09, 2005

¿SER REALISTA?

En las conversaciones con Salvador García solíamos decir que un liderazgo visionario sin gestión convierte a esas organizaciones en entes quiméricos sin sustento, pero que una empresa eficiente y sin visión mística, termina siendo una organización "desanimada" (sin alma).

Me acuerdo de esto, porque el Lunes volví a tener el placer de trabajar con Claudio Orrego y su equipo. Le hice una entrevista dentro del taller para que pudiera compartir su visión después de 10 meses de alcaldía. La entrevista fue pasando a conversación y la conversación a un apasionado mensaje. En otro momento hablaré más de ello, ahora quiero resaltar algo que está en el fondo del coaching directivo, desafiar lo que llamamos realismo.

Claudio habló de los principales enemigos a los que se enfrentaban y citó al realismo, a esa suerte de barrera que ponemos ante nuestros sueños. "Seamos realistas" es decir pongamos los pies en la tierra porque esto no es posible.

Hablamos de ser realistas en el sentido de "hagámono cargos de la realidad, de lo que es posible en el contexto de lo real y no en el de los sueños" y sin embargo, si nos quedásemos siempre en el contexto de lo que "es" no cambiaríamos el mundo, haciéndo que "sea" lo que "no era".

Han sido los no-realistas los que han extendido lo real, creando nuevas realidades. Descubrir los tabiques interiores de la realidad de cada uno es una difícil tarea, pero necesaria para derribar los muros del agarrotamiento conservador.

Resuenan las frases en las que creímos. "Se realista, pide lo imposible" o esa frase de Margaret Mead que pongo en los talleres de liderazgo "¿Quién ha dicho que un pequeño grupo de personas no puede cambiar el mundo"

A veces en las conversaciones de coaching con "C" este es el fondo que no decimos, pero al que damos vueltas y él se sonríe malicioso cuando percibe que quiero mostrarle que cuando se acomoda a aceptar que las cosas no se pueden cambiar está siendo una inteligencia reaccionaria más, que colabora, sin quererlo, a que sea cierto lo que denosta.

No hay comentarios: