domingo, noviembre 05, 2006

¿Creamos para pensar o pensamos para crear?


Empezamos a pensar en algo y la mente nos enreda en ese pensamiento. Es el quinto principio rector del cerebro que Tony Buzan frasea como: El cerebro busca la verdad. Es una idea desarrollada mas ampliamente en su libro: Esquemas mentales para vender mejor.

Digo esto porque he seguido pensando en la creatividad y en cómo quienes dirigen pueden estimularla. En un alto porcentaje de mis conversaciones de coaching está explícita la preocupación de cómo lograr dar el salto, salir de nuestros comportamientos tradicionales, diseñar nuevas oportunidades, innovar, ser creativos y no reactivos.

Es por eso que se ha parado ante mis ojos el artículo de Fernando Trías de Bes (Profesor de la Escuela de Negocios ESADE y autor del Libro La Buena suerte) titulado "La creatividad como forma de vida" Para los lectores ávidos, aquí dejo el vinculo (de paso le doy las gracias a Raul Herrera por su desinteresada clase sobre usos eficientes del blog). Para los lectores con menos tiempo copio a continuación los párrafos que me tienen pensando.

"Imaginemos el primer acto creativo de la historia de la humanidad (si es que tiene sentido imaginar que hubo un primer acto creativo). Un mono siente un deseo de crear. Supongamos que toma una piedra y la pone sobre otra sin más objeto que transformar su realidad, no para atraer a una presa. Lo ha hecho con el único objeto de dar salida a una necesidad interior que pide fluir hacia fuera, para reconocerse en su entorno y dejar su huella en el mundo.

Cuando ya ha puesto una piedra sobre otra, el mono se interroga a sí mismo. Se ve obligado a formularse una pregunta que surge a consecuencia de su propia acción creadora: ¿qué es esto? Entonces, sólo entonces, piensa. Su acto creativo provoca una incógnita. Y las incógnitas, como bien se sabe, son el primer paso de una conexión. Esto es, de completar un proceso mental. Ese proceso mental, finalizado con éxito, es la lógica que hoy nos gobierna.

¿Por qué explico todo esto? Porque hay una tendencia generalizada en la población a pensar que uno mismo no es creativo, que la creatividad es una facultad reservada para unos pocos genios. El resto, los comunes mortales, hemos de limitarnos a admirar sus obras artísticas o sus descubrimientos.

Nada más lejos de la verdad. La creatividad es un rasgo inherente a la condición humana. No es que podamos ser creativos, es que somos creativos porque somos seres humanos. La necesidad de conectar con el exterior, de dejar la huella en el mundo fue, sin duda alguna, el detonante de la razón. Fuimos creativos antes que racionales. Nuestro sistema cerebral es creativo de nacimiento; la lógica la aprendemos mediante la enseñanza. El problema es que la vida en sociedad precisa de rutinas para garantizar su eficiencia. Si todos cruzásemos la calle de modo creativo, la seguridad vial sería un caos. En las empresas y en las profesiones sucede algo parecido: es preferible aplicar protolocos conocidos que dejar al individuo un campo libre de actuación que provoque errores o pérdidas. Se permite aplicar la creatividad sólo en campos y tareas donde la sociedad o la empresa no se vean perjudicadas. El problema, entre otros, es que cada vez hay menos campos donde nuestro modo de actuación no deba ser automatizado.

Nacemos creativos, y vamos, mediante el aprendizaje progresivo de la lógica y el desarrollo de la eficiencia como especie, olvidando que lo somos y perdiendo las habilidades creativas
."

Si queremos empresas creativas tenemos que permitir que las personas se salgan de las rutinas, debemos generar informalidad, capacidad de romper reglas. ¿Estás dispuesto a que tue empleados se salgan de la raya? Le dije a "G". ¿Te vas a atrever a que desafíen el orden y sus procedimientos? ¿Estás dispuesto a crear nueva estabilidad sobre las figuras que ellos te muestren? Promover la participación produce creatividad, pero también desorden. El gestor creativo debe estar dispuesto a arreglar la habitación desordenada incorporando los nuevos elementos que han aparecido. En ese sentido debiera ser mas maternal que paternal.

¿Podría ser esta una formulación?



No hay comentarios: