domingo, noviembre 12, 2006

El secreto del alto desempeño: andante espressivo

Con algo de retraso quiero comentar la presentación que hizo Marcial Losada en el Taller organizado por la Universidad Adolfo Ibáñez con el título general de "Cómo llevar a su equipo al alto desempeño". Por suerte asistentes más aplicados, como mi amigo Raúl Herera, dejaron rastro cercano de ese encuentro en un magnífico post que recomiendo lean, además incluye un comentario que el propio Marcial Losada ha puesto en el post de Raúl (un lujo).

En mis talleres sobre construcción de equipos sostengo que la principal diferencia entre un equipo, donde damos por supuesto, que existe un propósito común, compromiso con el logro, competencias, relaciones de confianza, colaboración, reglas y roles, la diferencia, digo, está en el estado de ánimo, que genera una sensación interna de primavera (supongo que así lo diría mi casi homónimo Iván Vera).

Sobre esta misma idea ya escribieron Jean Lipman-Blumen y Harold J. Leavitt (2000) planteando que el término “equipos de alto desempeño” no es la denominación de un tipo de equipo de distinta naturaleza, cualquier equipo puede serlo cuando alcanzan ese estado de ánimo de compromiso y conexión superior.

Estas ideas quedan recogidas en el material que Ignacio Fernández ha recopilado y que fue entregado en la conferencia. Él habla del E3 Espacio Emocional Efectivo. La pregunta es cómo construirlo y la respuesta que plantea Marcial Losada se refiere al impacto del refuerzo positivo. No queda ahí, llega a darnos un número, una razón que, haciendo una concesión a su ego, llama la "Losada Line", y que define como la Tasa de interacciones de refuerzo positivo sobre las interacciones de contenido negativo. Los equipos empiezan a encontrar ese espacio de conexión superior cuando la tasa es de 2,9 interacciones positivas sobre 1 negativa. Por encima de esa tasa y hasta un ratio aproximadamente de 11, está el espacio de los equipos que florecen,

A resultados similares llegó el psicólogo y matemático de la Universidad de Washington John Gottman en 1994 en su libro Whats predicts divorce, refiriendose a la estabilidad matrimonial. Su conclusión era que puede predecirse el divorcio de una pareja cuando la tasa de positividad/negatividad de sus interacciones era menor que 1.

Ambas experiencias nos llevan a concluir que el cómo afecta definitivamente en el qué. En este sentido podemos considerar como valiosa la máxima jesuita: "firme en el fondo, suave en las formas".

El gran valor del aporte de Marcial Losada es que a esta interpretación le pone rigor científico, la observación metodológica de miles de conversaciones de equipos, decodificadas persiguiendo patrones de interacción siguiendo variables como los pares:

  • Inquiry -Advocacy (indagar o convencer)
  • Other -Self (orientación externa o interna)
  • Positivity - Negativity (feedback positivo o negativo)

Pone detrás de nuestros supuestos el resultado de empresas notables que en nada se parecen a una pandilla de iluminados, empresas que arrojan resultados medibles en todas los aspectos que hoy valora el management y con suculentos botton lines. Marcial Losada, desde el que ya me declaro admirador, pone al servicio de estas ideas las curvas de Fourier, las ecuaciones de Lorenz, la gráfica de las dinamicas de los atractores caóticos a los que con buen criterio llama dinámicas de ciclo complexor, para evitar los aspectos peyorativos del lenguaje coloquial.

Y llega a caracterizar que el gráfico del alto desempeño implica:

  • Muchas relaciones
  • Poca autocorrelación (entendida como la medida en que yo sigo mis conductas anteriores)
  • Mucho uso de lo emocional
  • Gran repertorio conductual
  • Poca negatividad
  • Expresiones no verbales abundantes

Todo ello está presente en la conectividad y esto avala la idea que aparece en muchos de los párrafos de mis columnas sobre el arte de dirigir, la gran tarea de los líderes es asegurar el espacio emocional en que la orientación al éxito es posible, cuando las personas construyen sobre las ideas de los otros, bajan sus conductas defensivas, afloran las virtudes humanas, se produce la sinergia y la creatividad. Marcial Losada lo dijo de esta forma: "cuando no estoy conectado me lleno de mi mismo y el "si mismo" me cierra a otras posibilidades".

Algo que me ha parecido notable en mi trabajo en el coaching directivo es el sufrimiento de las personas por sus jefes castigadores, por la falta de reconocimiento, por la incapacidad de construir desde las fortalezas del otro.

Tal vez lo único que me dejó intranquilo en el Seminario del profesor Losada, fue cuando explicando la impotancia de las interacciones con dinámicas complexor las comparó con las relaciones humanas en el amor. Pensé que es verdad, que en los momentos de enamoramiento cada instante es diferente. Vivimos en el descubrimiento, visitando lugares interiores permanentemente distintos. Con el tiempo llegamos a las dinámicas de ciclo límite, aquellas en las que ya nos movemos en un repertorio mas limitado de conductas, creamos nuestras costumbres. Con el desamor entramos en las dinámicas de punto fijo donde siempre acabamos en lo mismo.

Y siguió diciendo: "La traza del pulso nos define, cuando alcanzamos el orden perfecto de la linealidad morimos. El orden mata, es señal de patología. La vida necesita de un orden complejo". Recordé, de pronto, mi biblioteca clasificada por orden alfabético de autores, los muebles con CD's y DVD's clasificados por géneros y dentro de cada género por autores y empecé a sentir frio en la espalda. Por suerte al inicio de su intervención Marcial Losada puso un pentagrama, se escuchó la música de Bach y reflexionamos que un análisis basado en el número de notas do que aparezcan versus las notas sol era inconducente para interpretar la belleza. El orden en que aparecen esas notas, los niveles de expresión, el tempo, si nos ayudan a explicarla.

Respiré mas tranquilo y me quedé con la idea que el tempo de los equipos de alto desempeño es "andante espressivo". Salí del encuentro molto vivace, allegro molto y agradecido.

7 comentarios:

Raúl Herrera L. dijo...

Gracias Juan, potente y poética descripción de este seminario, gracias por la cita

Juan Vera dijo...

Raúl no puedes ser tan rápido, acabo de subirlo.
Gracias a tí
Juan

Iris dijo...

yo solía clasificarlo todo, por diferentes parámetros, filtraba por mis parámetros y era feliz, todo en infinito y delicioso orden.
Ya no clasifico tanto, tal vez lo hago intuitivamente...igual me gustaba y me sigue gustando bach, mi cuerpo se alivia al escucharlo, sobre todo sus solo para cello

Lindo escrito, me acercó más al alto desempeño, que la nota de Raúl, que se me asemejó a algo estresante. ahhh y lo de los números está bueno, sobre 2,9 nos salvamos !!!, yo creo que los números son maravillosos, además le dan el "soporte" científico, así nos sentimos menos volados y más justificados?
Por mi parte, disfruto mucho de los números y su magia, sin embargo, ese 2,9, " se siente" con o sin ecuación, nos lo avisa nuestra sabiduría interna...¡que extensa!

cariños para ambos
Iris

Marcial dijo...

Juan, tu blog tiene en realidad el tempo del andante espressivo, cada frase nos va acercando sin prisa, pero con seguridad a lo que trate de describir en mi conferencia sobre equipos de alto desempeño. Me gusto también el comentario de Iris para quien el 2.9 le "hace sentido", porque lo "siente" y resuena con su sabiduría interna. Este es la gran fuerza detrás de mis conferencias: la resonancia. Cuando hablo de lo mío, estoy, por suerte, hablando del otro, de lo que tu y yo, desde tiempos inmemoriales llevamos en nuestro ser. Es como la música, su belleza no reside sólo en ella, sino también en la belleza de quien escucha.

Ignacio Fernández dijo...

Juan:

Nunca había visitado tu blog y buscando un paper de Marcial di con él. Te felicito, es inspirador, profundo, divergente, con trazos de lo mágico y lo operante, y me hace sentir que los que transitamos este camino de formar personas desde nuestra profundidad experiencial (el GPS interior), tenemos compañía como la tuya, la de Raúl (a quien no conozco) y cuantos otros que no hemos entrado en la conectividad de una red de conversaciones.

Gracias por ello.

Fernando dijo...

Estimado Juan

Como tu sabes , soy un asiduo lector de tus artículos.
Tratando de conocer más sobre los trabajos de Marcial Losada, entré una vez más a tu blog.
Muy bueno lo que escribes. Felicitaciones

Fernando Contardo

Veronica dijo...

Me encantó el artículo, me hace sentir que no estoy tan perdida y no flaquear en el intento.
Que las emociones sí son importantes para conseguir los tan anhelados resultados que queremos mostrar reflejados en cifras positivas en las reuniones de directorio.
He tenido el honor de trabajar con diferentes ejecutivos este tema. Con muy buenos y con otros no tan buenos resultados pero si puedo decir que aquellos que optaron por centrar su accionar en las virtudes, en lo positivo, están logrando a la larga mejores resultados comparativos que aquellos que no le dieron importancia. Digo mejores no sólo pensando en las cifras finales sino que en aquello que los hace felices como seres humanos, gente que cada día aumenta la frágil confianza que a veces existe en las empresas, climas armoniosos, comunicaciones que permiten coordinaciones de buen nivel.
Sé que no es fácil pero no imposible.
Muchas gracias por compartir tanto conocimiento con todos nosotros.