domingo, marzo 01, 2009

Tiempos de coaching


Han aparecido recientemente diversos artículos sobre el coaching, su momento, las distintas modalidades y su necesidad en el actual escenario de crisis. Raúl Herrera referenciaba, no hace mucho, el artículo aparecido en la Harvard Bussines Review de Enero 2009 Esta semana apareció en la página de “eclass” del diario chileno La Tercera la clase 9 referida a “El coaching mas efectivo” de Alvaro Espejo. También en estas semanas participaba en una conversación propiciada entre algunos miembros de la ICF sobre la preocupación de buscar alternativas para la oferta de los coaches en estos tiempos de turbulencias. Tiempos que se pronostican duraderos. Sergio Slipzuck prepara el lanzamiento de un libro sobre el Coaching focal, para el que ha tenido la gentileza de pedirme que escriba el prólogo. Pronto hablaré de él en ese blog.

El coaching sigue sobre la mesa como parte del menú de platos principales.

Tengo una opinión a este respecto, que he ido consolidando en mi experiencia reciente. Es en tiempos de crisis personales cuando vamos al psicólogo. Es en tiempos de crisis de dirección cuando los coaches directivos tienen su espacio. Nunca la confiabilidad en las decisiones expertas se había puesto tanto en entredicho ¿No parecían muy seguros y experimentados aquellos que nos han llevado a este caos? ¿No parecía lógico aceptar que era bueno seguirlos dada su experiencia, sus magíster en reputadas universidades y los altos sueldos que les pagaba la industria? ¿Tiene sentido para los dueños y los cuadros de las organizaciones mantener hoy la posición de no discutir, de no cuestionar, de no cambiar el modelo de relaciones? ¿Y cómo se enfrentan a ello quienes no desarrollaron ninguna habilidad en liderar amparados en la comodidad de su jerarquía o en su supuesta caja de infalibles respuestas?


Mi experiencia es que cada vez los directivos están mas inseguros y desconcertados y pienso por ello que el acompañamiento de apoyo que brinda el coaching tiene un espacio abierto par ayudarles a desarrollar una forma de influencia que no forma parte de sus competencias.

  • Hace mas falta que nunca time to market en unas decisiones que no pueden ser tomadas verticalmente y eso significa comunicación y manejo de los contextos.
  • Es especialmente importante capitalizar los talentos cuando se descapitalizan los balances.
  • Es más evidente la brecha entre la velocidad de las capacidades tecnológicas y la transformación de los valores y las reglas sociales.
¿No está todo ello inscrito entre los focos del apoyo que podemos dar los coaches que actuamos en las organizaciones (ya no me atrevo a escribir que las conocemos) y hemos aprendido a no basar nuestro apoyo en los consejos?

No hay comentarios: